Estrategias reproductivas rk

Los seres vivos, y en especial las especies vegetales, siguen determinadas estrategias para su reproducción. La estrategia rk es una forma de clasificar dicho parámetro y relacionarlo directamente con las condiciones del medio que les rodea.

La barra rk es una barra de medida con una r en un extremo y una k en el otro, de esta manera cualquier especie se sitúa dentro de esta barra, más a la izquierda o más a la derecha, dependiendo de su estrategia de reproducción.


Una especie totalmente r se basa en la cantidad de descendientes que deja. Esos descendientes no reciben apenas cuidado de su progenitor. Una planta que desarrolla miles de semillas, por ejemplo, no tiene energía ni materia suficiente para dejar muchos nutrientes en cada semilla. Por lo tanto, dichas semillas deberán germinar mucho antes. Además, una especie r se encarga de diseminar a sus descendientes para que se establezcan en la mayor diversidad de nichos distintos, con la “esperanza” de que alguno caiga en un lugar adecuado y prospere. Otro ejemplo es el de un mosquito, que deja miles de huevos y los abandona.

Una especie k, por el contrario, genera pocos descendientes y centra sus cuidados y energías en ellos. Hablamos, por ejemplo, de un puma: pare una o dos crías y éstas lo acompañan durante gran parte de su infancia, alimentándose y aprendiendo, bien protegidas. Un árbol k proveerá a sus semillas con suficiente alimento para que no tengan que germinar hasta que las condiciones ambientales sean las más adecuadas, por lo que la mortalidad será menor.

En realidad las especies no son ni r ni k, sino que una especie es más r que otra, es decir, los términos r y k se refieren a tendencias de las especies, y son términos relativos.

En una sucesión ecológica siempre se ven especies r (especies oportunistas o pioneras) en la primera etapa. Una vez el medio está colonizado, van apareciendo especies más k.

El siguiente cuadro resume las características de ambas estrategias: