Tejido conectivo propiamente dicho

El tejido conectivo propiamente dicho o conjuntivo es uno de los tejidos más abundantes del cuerpo.

Se ubica por debajo del tejido epitelial al que nutre (recordar que el tejido epitelial no posee vasos sanguíneos, es decir es avascular y por lo tanto los nutrientes no le llegan). También cumple funciones de relleno, sostén, defensa, reserva de energía, soporte para los distintos órganos, etc.

Posee una gran variedad de formas celulares (Fig. 1), las cuales desempeñan diversas funciones. Por ejemplo podemos hallar:

• fibroblastos (Fig. 1 y Fig. 2), son células que presentan la capacidad de fabricar fibras. Son células de forma estrellada y alargada.

• adipocitos (Fig. 1 y Fig. 2), células que almacenan lípidos, estás células forman un tejido conectivo por particular, el tejido adiposo. Las células son redondas y presentan grandes vacuolas llenas de lípidos.

linfocitos (Fig. 1 y Fig. 2), células que actúan en la defensa de nuestro organismos contra el ataque de microorganismos produciendo anticuerpos o linfoquinas.

• macrófagos (Fig. 1), estos son células sanguíneas modificadas (monocitos) que tienen la capacidad de atacar y digerir microorganismos por medio de fagocitocis, etc.

eosinófilos, (Fig. 1) son células sanguíneas.

Fig. 1: Componentes del tejido conectivo.

Fig. 2: Células del conectivo.

En la MEC del tejido conectivo hay una gran cantidad de fibras, las cuales pueden ser colágenas, elásticas o reticulares (Fig. 1 y Fig. 3).

Fig. 3: Fibras del tejido conectivo. C, fibras colágenas; E, fibras elásticas.