Doble fecundación

Las angiospermas, como toda planta tiene una ciclo biológico con alternancia de generaciones, una esporófita y otra gametófita. El gametófito forma las gametas, las cuales se fecundan, pero con una particularidad, la fecundación de las angiospermas, es doble.

Cuando el grano de polen toma contacto con el estigma, germina produciéndose el tubo polínico, el cual llega hasta el ovario, este tiene un pequeño poro (el micrópilo) por donde ingresa (Fig. 1 y 2). Por dicho tubo descienden los dos anterozoides, produciéndose una doble fecundación. Un anterozoide se une con una de las células pequeñas originando al embrión diploide y el otro se fusiona con los núcleos polares formando el endosperma triploide. La doble fertilización ocurre en todas las angiospermas actuales, no se sabe muy bien de cuándo y cómo evolucionó ya que no hay registros fósiles al respecto.

Fig. 1: Apertura de la antera y viaje del polen hasta el estigma y la formación del tubo polínico.

Fig. 2: Doble fecundación en angiospermas

Luego de la fecundación se forma la semilla, la cual esta formada por el embrión, el endosperma y los tegumentos.
Las semillas son estructuras cuya función, además de proteger y brindar alimento al embrión, sirven como medio de dispersión, es por ello que hay semillas adaptadas para ser transportadas por el viento, otras para flotar en el agua, etc.


Fig. 2: Semila de una monocotiledónea (maíz) y de una dicotiledónea (poroto)